957 486 609

Ansiedad

Comenzamos por la Ansiedad

La ansiedad (del latín anxietas, ‘angustia, aflicción’) es una respuesta de anticipación involuntaria del organismo frente a estímulos que pueden ser externos o internos, tales como pensamientos, ideas, imágenes, etc., que son percibidos por el individuo como amenazantes y/o peligrosos, y se acompaña de un sentimiento desagradable o de síntomas somáticos de tensión. Se trata de una señal de alerta que advierte sobre un peligro inminente y permite a la persona que adopte las medidas necesarias para enfrentarse a una amenaza.
La ansiedad adaptativa o no patológica es una sensación o un estado emocional normal ante determinadas situaciones y constituye una respuesta habitual a diferentes situaciones cotidianas estresantes. Por lo tanto, cierto grado de ansiedad es incluso deseable para el manejo normal de las exigencias o demandas del medio ambiente. Únicamente cuando sobrepasa cierta intensidad —desequilibrio de los sistemas de respuesta normal de ansiedad— o se supera la capacidad adaptativa entre el individuo y el medio ambiente, es cuando la ansiedad se convierte en patológica, provocando un malestar significativo, con síntomas físicos, psicológicos y conductuales, la mayoría de las veces muy inespecíficos.

La ansiedad puede convertirse en un problema o un motor para tu desarrollo personal. Cuando alguien acude a recibir ayuda para tratar la ansiedad, es porque ha perdido la capacidad de usarla como ese incentivador que supone para mejorar. O es tan alta y abrumadora que ya no puede gestionar por sí mismo/a los síntomas.

Cómo convertir la Ansiedad en Autoestima

Pasar de sufrir Ansiedad a disfrutar de una elevada Autoestima, requiere un camino de autoconocimiento, que se puede transitar si tenemos el mapa y los recursos necesarios. La verdadera Autoestima, no es la que conocemos viendo televisión o medios sociales, sino la relación armoniosa y amable que establecemos con nosotros mismos. Esta Autoestima saludable se construye desde la infancia y dura toda la vida. La tarea de llevarnos bien con nosotros mismos es para toda la vida. Vamos a ver los dos Pilares Básicos sobre los que sustenta esta AUTOESTIMA: Conciencia personal (Conexión corporal) y Vínculo social (Co-regulación). Estos pilares, cuando están suficientemente presentes, nos van a llevar a un desarrollo y maduración de nuestro cerebro y persona, que se concretará en una AUTOESTIMA saludable (Autorregulación).

Vamos a desgranar un poco cada uno de estos tres conceptos: Conexión corporal / Conciencia personal, Co-regulación / Vínculo social y Autorregulación / AUTOESTIMA.

Conexión corporal / Conciencia personal

Es la capacidad de sentir nuestro cuerpo, a través de las sensaciones internas de relajación, tensión, dolor, placer, etc., y que reflejan diferentes estados emocionales y/o mentales.

1º PASO (Imprescindible): Re-aprender a “sentirnos” para saber qué necesitamos y con qué recursos internos o externos podemos contar.

Co-regulación / Vínculo social

Es la capacidad de regular y modular los estados internos de una persona, gracias al contacto con otra. Se trata de la 1ª estrategia o respuesta defensiva que utilizamos los seres humanos (y la mayoría de mamíferos), la SEGURIDAD que me aporta alguien que me protege.

Si no se desarrolla convenientemente en la infancia, nuestro desarrollo humano y Autoestima va a ser deficiente.

La ayuda de otros seres humanos es indispensable para crecer y desarrollarnos como personas felices. La Co-regulación es el paso previo necesario hacia la AUTOESTIMA.

Autorregulación / AUTOESTIMA

Sucede cuando estamos conectados a nuestro cuerpo y nos sentimos SEGUROS, con el entorno y dentro nuestro.

Cuando. conocemos nuestros Recursos (internos y externos) y lo que necesitamos para sentirnos bien.

Respondemos a los desafíos de forma proporcionada y COHERENTE.

Significa que nuestro cerebro ha madurado suficientemente (tarea que dura toda la vida) y deja de emplear la energía en defenderse, usándola para la creatividad, construir, evolucionar, disfrutar y VIVIR.